Problemas de salud causados por exceso de humedad


La humedad afecta a todos los habitantes de la casa, pudiendo llegar a provocar problemas en el aparato respiratorio como alergias o asma. Las personas que viven viviendas con problemas de humedad tienen una sensación constante de malestar, como por ejemplo, irritación en los ojos, nariz, dolor de garganta, tos, nauseas o dificultad de concentración. También se da el caso del agravamiento de los síntomas de reuma y otras enfermedades óseas.
El problema no es tanto la humedad en sí misma sino por los microorganismos que se reproducen en superficies húmedas. La aparición de ácaros, mohos y hongos en el hogar es un riesgo a tener en cuenta ya que se depositan en las superficies húmedas, como paredes o alfombras. Una vivienda con unas condiciones de humedad por encima del 60% se convierte en caldo de cultivo ideal para mohos y ácaros.

Tender la ropa dentro de la casa, cocinar, ducharse, planchar, utilizar calefactores de gas… son algunas de las actividades cotidianas que también elevan los índices de humedad.

Una buena ventilación y el uso de un deshumidificador es una manera efectiva de combatir el exceso de humedad en nuestro hogar pero solo la eliminación del problema primario evitará que nuestra salud se resienta.